Afecto y relaciones humanas

• Fortalece el vínculo

Expresión de afecto es vital en las relaciones humanas

• No es suficiente solo sentir amor o cariño por la pareja, la familia o los amigos, sino que también es importante expresarlo

Angie López Arias
[email protected]
Foto: Photos.com

Un abrazo a un amigo sin una razón de por medio nunca está de más, una caricia a la pareja le da muestras de que realmente hay amor y un beso a los padres de familia les hace sentirse queridos por sus hijos. Y es que la expresión del afecto es vital en todas las relaciones humanas.

Muchas personas experimentan diversos sentimientos, pero no los pueden expresar por ciertos motivos, principalmente porque quizá no recibieron esas muestras de cariño de sus familiares, por lo que no aprendieron a hacerlo, eso les hace inhibir su cariño ante otros.

“La expresión de la afectividad es un elemento primordial en las relaciones humanas, ya sea de pareja, entre padres e hijos, compañeros o amigos. Expresar lo que se siente es un factor elemental, porque permite que los vínculos sean más intensos, sanos y transparentes”, indicó el psicólogo Erick Quesada.

Las personas cercanas no tienen por qué asumir que se les quiere, sino que deben sentirse queridas y para eso la expresión es muy importante, lo que ocurre es que en nuestra cultura no se fomenta este tipo de habilidades sociales, por el contrario, se promueve el mantener distancia.

Cultural

Según Quesada, se inculca en la población una actitud de recelo y lo peor de todo es que esto se da a nivel de la familia; es común que los padres no abracen a sus hijos y menos aún le den un beso a los varones porque lo ven mal, los hermanos tampoco suelen darse un abrazo o cualquier otra muestra de aprecio.

“Es en la familia donde aprendemos esas habilidades, pero esto no siempre sucede, aquí es donde entra el tema de abandono emocional, lo cual es una expresión de esa dificultad para exteriorizar sentimientos”, apuntó el especialista.

La falta de expresividad de afecto y cariño en la familia puede generar problemas de autoestima, ya que la persona no se siente querida, también es probable que lleve esa actitud a otros ámbitos relacionales, esa situación se puede ver en la forma en que la persona se relaciona.

“La persona que no se le enseña a ser expresiva no desarrolla esa habilidad, tiene dificultad de identificar sus sentimientos y dificultad para ser espontánea y disfrutar de las relaciones humanas. Ahora hay condiciones que empeoran la situación como más trabajo, el estrés, una vida social más activa y otras atracciones que convocan fuera del hogar”, aseguró.

Limitación

Para Quesada no solo hay menos tiempo, sino que también existen factores distractores que hacen que las personas tengan menos deseos de estar juntos, en el caso de la familia se deja ver una disfuncionalidad familiar que en estos tiempos actuales se hace más evidente.

Quesada agregó que algunas personas que no pueden dar afecto reconocen esa limitación y quieren cambiar, pero no son capaces de dar un abrazo por ejemplo, es decir, tienen una inhibición seria para hacerlo, otras no le dan la importancia que el asunto requiere.

“Si la persona se identifica con este caso, debe saber que existen procesos de entrenamiento para desarrollar esas habilidades, se ensaya hasta que puedan hacerlo. Las relaciones humanas son un componente trascendental, tienen mejor calidad de vida”, puntualizó Quesada. Por su parte la psicóloga, Marielos Hernández, explicó que el primer modelo por medio del cual las personas aprenden a expresar sus sentimientos es la familia, por eso es tan importante que los padres no se priven de expresar lo que sienten hacia sus hijos y demostrarles que realmente les aman.

Carencias

“Si hubo esa carencia, la persona tiende a poner distancia, se puede entender como timidez o frialdad, marcada por una limitación fuerte de expresión de afectividad. En relaciones de pareja hay un gran impacto negativo, porque se tiende a asociar qué tanto me quiere mi pareja de acuerdo a lo que le abraza o le besa”, manifestó Hernández.

La psicóloga indicó que en muchos casos la persona va a requerir una reconstrucción de mitos con respecto a la manifestación de afecto, y es que también intervienen aspectos sociales como el temor de quedar en ridículo si se hace una expresión de cariño en público.

El psicólogo del Centro para el Desarrollo Humano Integral, Rafael Ramos, dijo que aprender a dar y recibir afecto, cosa que debería ser natural y normal, parece no ser tan sencillo, pues algunas personas hacen del afecto una ceremonia o buscan un momento específico para expresarse.

Para Ramos, el abrazar y chinear son herramientas básicas de la vida en familia, que permiten luego a la persona expresar esos patrones aprendidos en otro tipo de relaciones humanas, él considera que no solo es necesario, sino que es básico y fundamental, pues todo ser humano necesita ser amado, pero no solo saber que lo aman, sino poderlo palpar, sentir y vivir.

Exprese su cariño

• Sea espontáneo. Para expresar el afecto no espere encontrar el mejor momento, tan solo hágalo, siendo libremente espontáneo, pero siendo a la vez respetuoso.

• Vaya paso a paso. Si se siente inseguro porque nunca ha dado afecto, pídale a los demás que le digan como les gusta ser abrazados, que frases, palabras o gestos les hace sentir bien.

• No desista. Si empieza a ser más expresivo, las personas podrán verlo de forma extraña o desconfiada, pero siga con esa actitud, pues es con la intención de que los demás y usted mismo se sientan bien.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

Deja un comentario