Casarse otra vez

• Segundo matrimonio

Dele una segunda oportunidad al amor

• Antes de tomar una decisión de este tipo es necesario haber superado el duelo que produjo la relación anterior

Angie López Arias
[email protected]
Foto: Photos.com

Aunque para la mayoría de personas vivir un divorcio es todo un sufrimiento, pasado un tiempo prudencial es necesario darle una segunda oportunidad al amor y no cerrar las puertas a este maravilloso sentimiento a pesar de que en una primera vez no funcionó. Sin embargo, antes de tomar la decisión de casarse de nuevo, es importante que analizar muy bien todos los aspectos de sí mismo, de la pareja y de la relación como tal y tener la seguridad de que la experiencia anterior ya no tiene lugar alguno en su vida. Y es que a veces las personas comienzan una nueva relación sin haber sanado el duelo que generó la relación anterior y por eso arrastran aún resentimientos, malos recuerdos e incluso repiten fallas que pudieron cometer, lo que perjudica esta otra unión. Para el psicólogo Erick Quesada lo primero que se recomienda es, antes de pensar en casarse por segunda vez, superar el duelo del primer matrimonio porque si no está resuelto, todo se complica y podría ser que por segunda ocasión, se experimente una ruptura amorosa.

Análisis

“El matrimonio es parte de un proyecto de vida por lo que un divorcio es afectar ese proyecto y por eso es que las personas necesitan elaborar un duelo para superar la separación, de lo contrario se traen a colación los problemas anteriores”, indicó Quesada. No hay un tiempo estimado en el que se debe superar esta dolorosa etapa (aunque se habla de no más de seis meses) pero una persona sabe que lo ha superado cuando ya no recuerda con tristeza esa relación, cuando la ira o los resentimientos ya no le invaden, acepta que la relación terminó y que la vida debe continuar. Además de esto, es importante que la persona identifique las causas del fracaso matrimonial y que, como parte de ese trabajo de reflexión, reconozcan los errores que pudo cometer y que también contribuyeron para esa separación pues debe estar segura que realmente comenzará de nuevo sin repetir patrones. “Es importante que cuando la persona esté pensando en casarse por segunda vez, esté lo más segura posible de que no va por el mismo camino porque es lo más frecuente cambiar de actriz o actor pero repetir el mismo escenario, es necesario que reflexione sobre que falló para no volver a hacerlo”, aseveró Quesada.

Oportunidad

Por su parte, la psicóloga Gladys Brenes explicó que si se trabaja en valorar que pasó antes, se identifican los errores y las fallas y se tiene seguridad de que para esta próxima ocasión las situaciones del pasado no interferirán, la persona no tiene por qué sentir temor de volverlo a intentar. “Es conveniente darse una nueva oportunidad en el amor, para una segunda vez hay más experiencia, se tiene más seguridad y madurez y si se ha analizado y pensado bien la decisión, es una relación con mayores probabilidades de éxito”, comentó Brenes. La especialista también indicó que es necesario analizarse no solo a uno mismo sino también a la pareja y determinar si realmente es la persona con la que quiere estar para no repetir patrones pues a veces las personas se relacionan con otras que no convienen y se tiende a buscar parejas con las mismas características. “Se debe estar seguro de que no responde a un patrón patológico, por eso debe ser una elección muy bien pensada, que entre ambos haya aspectos en común, saber que se quiere de la relación y de la persona y estar seguro de que esa persona puede dar lo que se desea”, señaló.

Tiempo

Es normal que después de una separación se generen sentimientos de dolor, de incertidumbre y de desconfianza por eso, muchos dicen que no volverán a amar, pero es una reacción momentánea porque con el tiempo querrán intentarlo de nuevo. “Se puede amar igual o más que la primera vez. Las personas jóvenes tienden a creer que han encontrado al amor de su vida pero por diferentes situaciones se dan cuenta de que no era así, y luego con más madurez encuentran a la pareja que querían”, aseguró Brenes. Quesada dijo que es normal que las personas sientan temor y recelo, sobre todo si fue una relación anterior complicada, pero si se tiene un panorama claro y es una decisión pensada, el miedo disminuye y se tendrá el deseo de una nueva relación. “Es lógico que la persona quede dolida después de una ruptura, pero lo sano es que esos sentimientos pasen con el tiempo y la persona se sienta preparada para dar una nueva oportunidad”, puntualizó Quesada. Por más dolor que se haya experimentado en una ocasión, no hay que negarle la posibilidad al amor, siempre que las heridas sanen y para ello el tiempo es el mejor aliado.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

Deja un comentario