Disminución de las relaciones sexuales

• En relaciones de pareja

Disminución en frecuencia sexual no siempre es negativa

• Al cabo de algunos años es común que las parejas disminuyan la frecuencia de sus encuentros sexuales, lo cual puede deberse a que disfrutan de la relación de otras maneras

Angie López Arias
[email protected]
Foto: Photos.com

Cuando las parejas inician sus relaciones es normal que los encuentros sexuales sean muy constantes, sin embargo, al cabo de algunos años de mantenerse juntos puede que la situación cambie y la vida sexual se vuelva más infrecuente y aunque esto suele verse como algo negativo, no siempre es así.

Con el pasar de los años, el vínculo de las parejas se fortalece, por lo que los intereses van cambiando y a pesar de que siguen manteniendo relaciones sexuales ya éstas no son el centro de la relación sino que se complementan con otros ámbitos, lo cual permite una compenetración mayor.

Y es que las parejas aprenden a disfrutar de otras actividades y llegan a conocer más a fondo otras áreas de sus vidas por lo que el sexo, si bien es cierto no deja de ser importante, ya no es la prioridad y se convierte en una parte de todo lo que abarca realmente una relación de pareja.

Deseo

El director del Instituto Cognitivo Conductual, Galo Guerra, comentó que cuando dos personas se conocen sienten mucha tensión sexual pues es una etapa donde hay mucho deseo y atracción física, por lo cual se busca el contacto físico como los besos, caricias y abrazos.

“Los primeros seis meses son como una luna de miel porque las parejas tienen sexo con frecuencia. Después de ese tiempo como solo había atracción física lo que comenzó con, por ejemplo, cuatro actos sexuales disminuyen a dos o tres por semana, lo cual no está mal, está normal porque la frecuencia sexual tiende a disminuir con el paso del tiempo”, explicó Guerra.

Según dijo, las personas piensan que esta situación es negativa porque se pierde la pasión entre la pareja, esto puede llevar a que alguno de los miembros crea que el amor murió o que hay una tercera persona con quien la pareja está siendo infiel, cuando en realidad no siempre es así.

“Muchas veces ni se dejaron de querer ni hay otra persona, es solo que el sexo no es lo más importante en la relación porque se disfruta de otras cosas como salir a pasear, ir al cine, compartir más, otras áreas de la vida resultan más interesantes. La disminución en la frecuencia sexual no siempre es mala, es que aprecian más la compañía del otro”, agregó.

Disfrute

Guerra manifestó que conforme pasan los años se tienen bajas pero también picos altos en la sexualidad, van a haber épocas en las que tengan más relaciones sexuales y otras que no, esto es porque hay atracciones de otro tipo como la intelectual porque se conoce más a la pareja.

“Puede que haya una época alta donde tengan más de tres actos sexuales por semana, otras que no, ya no hay tanta atracción física y eso no es malo porque hay atracción intelectual, de la compañía de la pareja, le atrae conversar o hacer otras actividades”, afirmó.

“La sexualidad es apenas una de las 10 áreas que tiene que desarrollar una pareja. Es importante porque es un momento de comunicación íntimo y cercano, pero ambos deben sentirse bien con lo que hace, es nuestra sexualidad”, añadió el psicólogo.

Problemas

Aunque no en todos los casos se debe a una situación negativa, en algunos una baja en la frecuencia de las relaciones sexuales sí puede deberse a problemas dentro de la relación de pareja como resentimientos, infidelidades, estrés, entre otros; también hay causas orgánicas que influyen.

El psicólogo Erick Quesada indicó que cuando la vida sexual se vuelve predecible y el sexo ya no genera deseo y pasión es mejor que la pareja converse y sea honesta, es recomendable que hablen sobre lo que sienten para, de ser el caso, aplicar medidas a fin de que el panorama cambie.

“La vida sexual se debe ir renovando, se debe experimentar y permitirse descubrir cosas nuevas, si no la relación se vuelve monótona. La sexualidad en la pareja es muy importante porque es en ese plano donde se juegan las emociones y donde se expresan sentimientos, es un indicador de cómo está la relación”, argumentó Quesada.

Roces

Quesada recalcó que cuando hay problemas en la sexualidad, la relación puede verse afectada, de ahí que sea tan importante no guardar nada, en ocasiones las personas obvian esos temas, lo cual hace que la situación empeore, por lo tanto lo ideal es sincerarse y tratar de mejorar.

“A nivel de relación de pareja hay conflictos, reclamos, resentimientos. El enamoramiento pasa pero la ilusión debe mantenerse viva todo el tiempo que la pareja esté junta. Es necesario contar con un espacio para poder hablar de esos temas en el lugar y momento indicados”, agregó.

El especialista aseveró que si los problemas continúan es conveniente buscar ayuda con un profesional pues así les pueden guiar a hallar solución a sus dificultades, para que puedan así tener una vida de pareja plena y satisfactoria en todo sentido.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

 

Deja un comentario