Divorcio y sufrimiento infantil

Manejo de ambos debe ser cuidadoso

Niños siempre sufrirán con separación de padres

• Muchos padres que viven separados por un divorcio o separación hacen partícipes a los niños de sus problemáticas, lo cual afecta seriamente su estado emocional

Angie López Arias
[email protected]

Aunque los niños sean pequeños o más grandecitos, la separación de sus padres siempre les afectará. Por ello es importante que ambos sepan manejar la situación, para que el dolor del menor no se incremente. Algunos padres hacen partícipes a los niños de sus problemáticas, muchos insultan al otro delante de los pequeños o muestran su tristeza ante el hecho, lo cual hace que el estado emocional del niño o del adolescente empeore. Por sí mismo, el divorcio ya es un golpe doloroso para los infantes, porque ven destruida la unión familiar. Además, deben adaptarse a un nuevo estilo de vida, pues de ese momento en adelante deberán acostumbrarse a que mamá o papá ya no vivirá con él. “La separación va a afectar al niño porque sabe que sus padres ya no estarán juntos y permanecen con la ilusión de que los padres se vuelvan a unir. Los padres deben hablar claro con los niños sobre la decisión que tomaron”, explicó la psicóloga clínica Gladys Brenes.

Manejo

Para no afectar a los niños, los padres deben tener un manejo adecuado de la situación, para lo cual deben tener una muy buena comunicación sobre las visitas del niño a la casa del padre o la madre que vive fuera de casa, así como sobre los límites y disciplina del menor. También es importante que al menos en alguna ocasión se reúnan juntos, para que el niño pueda tener momentos para compartir con ambos y no tener que renunciar así a disfrutar de la compañía del otro, sobre todo en ocasiones especiales como cumpleaños o graduaciones, por ejemplo. “Es bueno que los niños sigan manteniendo relación con los familiares de la madre y el padre, y cuidar la estabilidad en cuanto a definir las visitas y las salidas, para no limitar al niño a no ver a alguno de sus padres”, afirmó la especialista. Aunque la situación no dejará de ser dolorosa, es bueno que los padres hagan ver al niño aspectos positivos de la situación, como que podrá tener dos casas, dos habitaciones y compartir con ambos a pesar de que estén separados, con lo que el niño no se sentirá inseguro y podrá asimilar mejor la separación.

Duelo

Los niños siempre experimentarán un duelo con el divorcio de sus padres, aunque algunos más que otros, pero el grado de afectación dependerá de cómo manejen ambos el asunto. A veces los niños se sienten tristes y deprimidos, porque han visto a alguno de los dos sufrir. “El duelo es un dolor por la pérdida del padre o la madre que a veces toma tiempo, dependiendo del manejo que hagan. Se espera que al mes un niño ya pueda volver a divertirse y estar con un comportamiento normal, porque debe ir dando avances a su nivel de aceptación. Lo importante es que sientan que están acompañados y que nunca lo dejarán solo. Los padres deben aclarar al menor que es una decisión de ambos, que no tiene nada que ver con ellos y que nunca le dejarán de amar”, expresó Brenes. Por su parte, el psicólogo Erick Quesada comentó que los pequeños deben pasar por un proceso de elaboración del duelo que se ha generado por la pérdida de la vida en familia, la convivencia y la unión familiar.

Manifestaciones

Los pequeños suelen presentar manifestaciones provocadas por la separación, suelen desarrollar miedos, angustia porque no saben qué viene, se muestran tristes, es probable que bajen el rendimiento académico, que estén ensimismados o bien tengan mala conducta, con el fin de llamar la atención, por lo que se vuelven rebeldes. “Las reacciones van en función del carácter de cada niño. También depende de los términos de la separación, pero aunque reaccionen diferente, ante una separación siempre atraviesan por un periodo de ajuste”, dijo Quesada. Ese lapso puede tardar cierto tiempo, pero a los seis meses se espera que el niño o el joven haya superado la situación. Si este se prolonga y no muestran mejoría o ninguna señal de que están superando la separación, es mejor buscar ayuda. “Todo depende también de la forma en que mamá y papá continúen relacionándose. Si optan por comunicarse de una manera sana será sano para los niños también. Se aconseja que traten de tener una buena comunicación y que lleguen a acuerdos mutuos”, acotó el psicólogo. Un buen manejo hace que los niños se sientan seguros y estables. Si ambos pelean y en el medio están los pequeños, eso acrecentará más el dolor que sienten.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

Deja un comentario