Dudas en la relación de pareja

• Es normal

Parejas pueden dudar de su relación

Es natural que en algún momento de la relación, sobre todo cuando se adquiere más compromiso, uno de los miembros de la pareja dude del amor o de la continuidad

Angie López Arias
[email protected]
Foto: Photos.com

¿Realmente quiero estar con esa persona? ¿Será lo mejor continuar con la relación? ¿Estoy preparado para el compromiso? Quizá usted se ha hecho estas y otras preguntas más en algún momento de su relación, pero no se alarme pues es totalmente normal e incluso sano.

Estos cuestionamientos por lo general aparecen cuando la relación ha avanzado en el tiempo y conforme se adquiere más compromiso con la otra persona, su origen tiene varias razones que no necesariamente reflejen una crisis, es más, pueden ser una oportunidad para fortalecer el vínculo.

Pero también, dependiendo del tipo de dudas podrían ser un indicador de que la relación no está pasando por un buen momento, sin embargo, si se habla de ello en forma clara y adecuada, es posible que tales incertidumbres se despejan y la pareja pueda solucionar sus pequeños fallos.

“A veces pueden ser señales de que la relación no está funcionando bien pues por causa de los conflictos es normal que las personas comiencen a dudar, esto es muy común y natural y no quiere decir que el sentimiento se haya perdido”, comentó el psicólogo, Erick Quesada.

Sin crisis

Según el especialista, las dudas pueden aparecer aún cuando la relación está bien, es decir, no siempre son producto de crisis, pero sí podrían ser un signo de alerta de que la relación no está sufriendo cambios positivos, que la capacidad de disfrute ha disminuido o que la comunicación no es buena.

“Es importante darle la importancia que estas señales tienen y analizar que es lo que puede haber detrás y que pueden estar enmascarando, lo que no hay que hacer esa alarmarse porque no siempre son indicadores de que el sentimiento se acabó”, aseveró Quesada.

Este tipo de dudas son propias de una relación de pareja, pero a veces podrían indicar que son elementos que requieren más atención, por ejemplo, cuando la dinámica se vuelve rígida, cuando realmente se percibe que el sentimiento se está diluyendo o cuando se sabe que hay cosas más serias de fondo.

“Estas dudas pueden aparecer cuando la relación entra en una rutina, pero es necesario identificar de que se trata; si no se quiere del todo a la otra persona, si de verdad no se quiere continuar con la relación o si son cosas que se pueden remediar pues no son graves”, agregó.

Hablar claro

Quesada dijo que lo normal es sentir dudas sobre lo que se siente por la otra persona porque una cosa es querer a la pareja y otra es amar, también es común pensar en si realmente tiene sentido que estén juntos, o si lo que se quiere es otro tipo, a veces se duda de si se mantienen unidas por costumbre, necesidad o verdadero afecto.

“Las dudas emergen conforme el compromiso aumenta, es común porque la persona analiza en la seriedad de la relación porque va tomando fuerza, o porque el tiempo va pasando y la relación se va estrechando, lo cual hace que se puedan sentir forzados a comprometerse sin quererlo”, subrayó Quesada.

Para el psicólogo, lo más recomendable es que las parejas conversen sobre esas dudas, no solo porque hay posibilidad de solucionar lo que sucede, sino porque también la otra persona tiene derecho a enterarse de que su pareja no está del todo satisfecho con la relación.

El especialista aseveró que las dudas hay que hablarlas según el contexto y la forma, sin herir a la otra persona y siempre teniendo claridad en lo que se siente. En ocasiones las personas se guardan lo que sienten pero es mejor expresar los sentimientos por el bien de los dos y de la relación.

Confusión

El psicólogo de Enfoque a la Familia, Mario Machado, dijo que es importante que la persona se haga estos cuestionamientos porque puede estar confundiendo amor con dependencia, por ello, según dijo, cuando aparece la duda sobre el amor es mejor analizar realmente y aclarar que sucede.

“También puede haber confusión porque si primero son amigos y luego tienen una relación de pareja pero no esa carga erótica podrían enfrentar problemas, por eso es mejor aclarar los sentimientos y si es necesario buscar ayuda, la duda es un signo de alerta que debe hablarse”, puntualizó Machado.

Según agregó, las dudas y sentimientos que la persona tiene que aclararlos primero consigo mismo para luego poder hablarlo con su pareja y así tratar la situación desde un plano maduro y sincero, exteriorizando lo que se siente y lo que preocupa para que ambos lo puedan solucionar.

“Es bueno tener esas dudas y hablar con claridad, no creo en dar tiempo porque eso genera desconfianza, hay que ser sincero con la pareja y aclarar todo, cuanto más claro uno está mejor y la relación también. Es una oportunidad para solucionar ciertas cosas y fortalecer y mejorar, es bueno tener diferencias pero también hablarlas porque la pareja debe hacer crecer y madurar, siempre que sepamos aprovechar la situación”, recalcó Machado.

 

Deja un comentario