Hijos de padres depresivos

Hijos de padres deprimidos viven un tormento

• Sufren con la situación

No solo la persona con depresión sufre, también lo hace el resto de la familia, pues se altera toda la dinámica del hogar

Angie López Arias   alopez@prensalibre.co.cr

La vida para una persona con depresión es sombría, difícil de sobrellevar y triste, pero lo cierto es que el panorama es también complejo para toda la familia pero más aún para los niños quienes terminan viviendo un tormento pues se altera por completo la dinámica familiar.

El que un pequeño vea a su madre o padre depresivo en todo momento, sin ganas de vivir e incluso con ideas suicidas es muy doloroso porque sufre con la situación, pero lo es más el ver que no puede hacer nada al respecto para cambiar el panorama que se vive en casa.

Por esa razón es importante dar apoyo y tratar a la persona deprimida pero también intervenir con el resto de la familia ya que se dan cambios drásticos en la vida diaria y la cotidianeidad se vuelve más compleja, además es vital evitar que los niños caigan en esta grave enfermedad.

Los niños sufren de igual manera porque el tiempo que le dedicaba papá o mamá disminuye y los juegos, el compartir y disfrutar juntos se vuelve cada vez más escaso y porque en general, la relación padres e hijos cambia radicalmente lo mismo que la comunicación.

Modelaje

El psicólogo Erick Quesada, explicó que los niños ven el mundo a través de sus padres, por lo que si ellos están deprimidos y ven la vida oscura, los pequeños podrían aprender a tener la misma percepción pues el ejemplo que están observando en todo momento en sus hogares.

“Los niños podrían comenzar a construir una visión de la realidad mediatizada por los sentimientos de los padres; hay tristeza, desánimo y negatividad y todo esto lo van interiorizando los menores porque los padres son los principales modelos de los pequeños”, aseveró Quesada.

Si los niños viven en medio de este panorama, reaccionarán ante el mundo y el entorno de la misma manera de como lo hacen sus padres, de ahí que sea tan importante que toda la familia se someta a la ayuda de un profesional pues no solo el depresivo se está viendo afectado.



La depresión en los niños es ahora algo frecuente pero sus manifestaciones son distintas a los adultos ya que pueden mostrarse inquietos, tienen dificultad para concentrarse y se muestran dispersos, hay otros que por el contrario se retraen, juegan menos y no tienen contacto con otros.

Aprendizaje

Por su parte el director del Instituto Conductual de Costa Rica, Galo Guerra, manifestó que la depresión en los padres sí puede afectar a los niños pero sin ser una situación traumatizante para ellos.

“El niño buscará divertirse por sí mismo aunque vea a la mamá o al papá triste, pero cuando quieren jugar es común que los padres lo callen o impidan que jueguen, entonces comienzan a ejercer sobre el niño un control para que no se entretenga. Son las circunstancias que hace que el menor se deprima pero por razones entendibles”, aseguró Guerra.

El experto indicó que también los niños pueden reproducir algunos comportamientos depresivos pero como una forma de manipulación, es decir, si ven que pueden sacar ganancias de un estado depresivo como el no ir a la escuela o que reciban regalos, por ejemplo, lo harán.

“La gente piensa que los niños no son inteligentes y sí lo son. Por sí mismos no se convierten en depresivos pero pueden entristecerse si le impiden el acceso a la diversión, hay dos planes inmediatos que los padres pueden hacer, darle al niño un espacio para el juego o que alguien le cuide en ciertos momentos”, recalcó.

Frecuente

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es la enfermedad del siglo XXI, ha habido un aumento en los casos lo que responde a varios factores como la violencia social que se vive y un estilo de vida mucho más acelerado lleno de estrés y sin tiempo de esparcimiento así como la crisis económica que azota al mundo.

Existe la depresión endógena que se origina por trastornos bioquímicos y la depresión exógena o reactiva, es decir, se da cuando la persona vivió un acontecimiento traumático como la pérdida de un ser querido, el desempleo o cualquier otros evento externo. Hay otros tipos de depresión como la distimia que es de menor intensidad y que suele confundir con problemas de carácter e irritabilidad.

Lo más importante en la depresión es el diagnóstico temprano el cual indicará el tratamiento a seguir que será el que mejor se adecué a las necesidades del paciente, podría ser tratamiento farmacológico o bien psicoterapia. Es recomendable tratar a la familia pues no solo la persona enferma sufre.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

Deja un comentario