Las marchas por “la vida y la familia” y el crimen de Daniel Zamudio

En 2013, participé en la V Convención Internacional de la Asociación de Familias por la Diversidad Sexual, en Lima, Perú.http://familiasporladiversidad.org/convencion…/v-convencion/

En una de las actividades, madres y padres de personas gais, dieron su testimonio sobre el asesinato de sus hijos. Yo, que tenía experiencia de trabajo psicoterapéutico con personas lesbianas, bisexuales, gais, transgénero e intersexuales (LGBTI), creía que seguramente ya lo había escuchado todo. Pero no era así. Puedo evocar con claridad la imagen de una madre hablando de cómo a su hijo lo encontraron divido en partes en un refrigerador; y de Iván Zamudio, el padre de Daniel, decir que durante la confesión de los asesinos de su hijo en Chile, describieron cómo sonaban sus huesos cuando lo lanzaban con la mayor fuerza posible una y otra vez contra el pavimento. https://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Zamudio

¿El móvil de estos crímenes? El desprecio y el odio aprendido hacia las personas LGBTI. Por un momento, sentí que no iba a ser capaz de seguir escuchando, y empecé a buscar con urgencia la forma más rápida de salir de ese lugar.

Ya sabía porque lo había estudiado, pero más aún porque lo había escuchado de sus propios labios, que las personas LGBTI son víctimas cotidianamente de múltiples formas de discriminación y violencia; pero la experiencia en Perú me permitió dimensionar lo que el odio es capaz de hacer.

Este domingo 3 de diciembre, la Iglesia Católica realizará una marcha en pro de “la vida y la familia”, que reforzará estereotipos (ideas falsas y generalizadas) sobre las personas LGBTI, con el potencial efecto dañino que esto conlleva.

Podría en este punto, hacer énfasis en que existen diversos y muy bien fundamentados enfoques teológicos que no consideran anormales o pecaminosas a las personas LGBTI, o a que la Organización Mundial de la Salud eliminó, desde 1990, a la homosexualidad del listado de “trastornos de la sexualidad”.

Pero me parece más importante invitar a reflexionar a quienes participarán de la marcha, si lo harán a pesar de que estarán promoviendo los mismos estereotipos que provocaron la muerte de Daniel Zamudio; el mismo odio que podría atentar contra la dignidad o la vida, sin ni siquiera sospecharlo, de sus seres más queridos.

Deja un comentario