Modalidades relacionales

• Modalidades relacionales

Las formas de amar son diversas

• Culturalmente se ha hecho creer a las personas que la única forma de amar y vivir debe ser la monogamia, sin embargo en los últimos años están en auge otras modalidades

Angie López Arias
[email protected]

Amar a una misma persona para toda la vida le puede sonar un tanto difícil pero es posible, así como lo es el que alguien tenga la capacidad de amar a varias parejas o que algunas relaciones sean tan abiertas que permitan el flirteo con otros individuos. Culturalmente se ha hecho creer a las personas que la única forma de amar y de vivir es la monogamia, sin embargo, en los últimos años se han puesto en auge otras modalidades relacionales, aceptadas por muchos pero también rechazadas por otros. El problema es que la sociedad enseña que todas las personas deben ser iguales, lo cual es incorrecto porque la diversidad es infinita, pero esa misma creencia provoca que cuando una persona no cumple con los mandatos sociales impuestos se le señale y recrimine. “Se ha creído que la única opción es la monogamia y dentro de ella el matrimonio, pero se ha visto luego de muchas investigaciones que algunas personas pueden optar por ella pero otras no, por lo que se vinculan de forma diferente con otros, esto está basado en las características y personalidad de cada uno”, explicó el psicólogo y especialista en el tema, Erick Quesada.

Amor múltiple

Entre las modalidades que existen además de la monogamia está el poliamor, las parejas abiertas, los swingers y los tríos. Todos estos modelos han estado presentes a lo largo de la vida, pero es hasta ahora que se habla más del tema y cuando las personas se han atrevido a romper los esquemas tradicionales. Quesada explicó que los poliamorosos son aquellos que tienen la capacidad de desarrollar afecto por varias personas así como tener encuentros íntimos, es decir, es alguien que puede mantener una relación con una o más personas y quererlas por igual, siempre que los involucrados sepan la verdad de lo que sucede. “Se plantea que se trata de un asunto de personalidad, no es un trastorno ni tampoco se debe a un trauma, no hay nada anormal, sino simplemente son características propias de la persona, hay quienes pueden asumir el compromiso de la monogamia pero por su misma personalidad les resulta difícil cumplirlo”, afirmó Quesada. El especialista dijo que no es un asunto meramente sexual, sino de sentimiento porque el poliamoroso tiene la capacidad de amar a varias personas a la vez, por eso debe tener cierto estilo de vida diferente a una persona monógama ya que no puede mantener un vínculo estable con una sola persona.

Mente abierta

La modalidad relacional de pareja abierta contempla a las parejas que tienen un compromiso, ya sea un noviazgo o un matrimonio, y por tanto tienen sus derechos y deberes, pero se dan la oportunidad de conocer a otras personas y poder tener una aventura, lo cual hace la gran diferencia con respecto a las parejas convencionales. Los tríos se dan solamente en el ámbito sexual y es cuando las parejas incorporan a un tercero para tener un encuentro sexual. Para ello debe haber un consentimiento de ambas partes pues de lo contrario las consecuencias impactan no solo en la relación de pareja sino también en la estima de la persona que no está preparada para tal situación. “El problema que se da es que algunas personas acceden a un trío pero no verdaderamente porque lo quieran, sino para complacer a la pareja o proporcionarle un toque de emoción a la relación, pero si no están preparadas puede haber una experiencia negativa”, aseveró el psicólogo. Otra modalidad son los swingers que consisten en las parejas que hacen un intercambio de sus respectivos compañeros o compañeras, incluso en el país existen clubes privados que sirven de encuentro para estas personas. Eso sí, se parte de que debe haber también total anuencia de las dos partes, de igual forma puede ser muy riesgoso para quien no esté preparado.

Diferentes

Según Quesada, estas modalidades relacionales siempre han existido pero ahora se han hecho más del conocimiento público, además, la gente está más decidida a experimentar ya que antes había mucha más inhibición y prohibición en ese sentido. “Socialmente es una conducta tachable, predomina la concepción social de que es algo inmoral, hay personas que hablan de que tiene origen en un trauma o un problema psicológico, pero se ha demostrado que no es así. Lo que se busca dar a entender es que existen otros modelos y las personas tienen derecho de adecuar su vida a la modalidad que más les realice porque todos somos seres diferentes”, indicó el especialista. Lo que ha ocurrido a lo largo de los años, es que a las personas se les ha reprimido sexualmente por eso están llenas de miedos, tabúes y culpas, pero al mismo tiempo esta situación hace que la curiosidad pueda más, entonces comienzan a cuestionarse qué será hacer tal o cual cosa y es así como experimentan. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado pues si la persona no está preparada, la experiencia puede ser incluso traumática, por ello debe estar segura de querer hacerlo. Otras personas por un asunto de personalidad se inclinan más por una modalidad y logran establecer su propio estilo de vida de acuerdo con lo que quieren y con lo que se sienten más cómodos y felices.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

Deja un comentario