Niños y adolescentes violentos

• Y sociedad en general

La violencia y la agresividad envuelven a niños y adolescentes

• Son víctimas de la violencia que se vive en el país, pero lamentablemente también aprenden lo que ven

Angie López Arias
[email protected]

Para nadie es un secreto que los niveles de violencia en el país se han disparado en los últimos meses, y son los niños y adolescentes las principales víctimas. Pero esa misma situación hace que también sean personas vulnerables de aprender a resolver los conflictos de forma agresiva. La televisión, los videojuegos, la Internet y otros medios hostigan a esta población con contenido violento y agresivo, y crean en ellos una actitud incorrecta ante la resolución de problemas y les hacen creer que esa forma de ser es normal. Además, la violencia intrafamiliar es también una situación que influye. “La sociedad en general vive un ambiente hostil, los modelos que reciben los niños y adolescentes son violentos y se les enseña que la forma de solucionar los conflictos es por medio de formas agresivas, con gritos, golpes, armas o peleas, y no como debería ser, mediante una comunicación adecuada”, argumentó la psicóloga experta en niñez y adolescencia Rocío Solís. Para la especialista, la otra situación lamentable que está ocurriendo en el país es la violencia contra ellos, por ejemplo padres que agreden físicamente a sus hijos, algunos son víctimas de abuso sexual y explotación sexual comercial, muchos incluso han muerto en asaltos.

Sociedad violenta

“Es un ambiente generalizado, es una población vulnerable y por ello los adultos debemos trabajar fuerte para cambiar lo que ocurre, pero más bien la estamos dejando desprotegida. Implica un abordaje integral de toda la sociedad, todos somos responsables”, afirmó Solís. La psicóloga añadió que la violencia intrafamiliar es un problema serio, por ello aseguró que los niños deben crecer en un ambiente tranquilo y de paz, con el fin de que puedan tener una personalidad sana, y es que el primer núcleo de educación es el hogar. “Los padres deben saber cómo criar a sus hijos correctamente, la escuela también debe tener un ambiente sereno y la sociedad en general debe brindar armonía a la población y proporcionar a los niños y adolescentes espacios donde jugar, porque ahora no pueden salir”, recalcó Solís. Por su parte, la psicóloga de Enfoque a la Familia, Kathia Morales, coincide en que los niveles de tensión y estrés en los niños aumentan porque no pueden salir a jugar, debido a la delincuencia, y eso provoca que se queden dentro de casa viendo televisión o jugando videojuegos poco sanos.

Mezcla de factores

“Se junta la exposición de los estímulos violentos con el poco espacio que tienen para jugar al aire libre. Tampoco los adultos enseñan a resolver conflictos, porque ellos mismos emplean formas problemáticas de resolución. Antes se usaba el diálogo, pero ahora eso no se da”, dijo Morales. Los niños y adolescentes expresan su frustración o tensión peleando con sus compañeros y amigos, se muestran irrespetuosos con sus padres, e incluso hasta agresivos, y no acatan las reglas del hogar ni del centro educativo. El psicólogo Erick Quesada argumentó que la violencia siempre va de la mano con algún grado de malestar social, y es a través de ella que se canalizan las frustraciones, la impotencia y la falta de oportunidades que tiene, sobre todo, la población con menos recursos económicos. “También reproducen la violencia que ven, pero muchas veces donde aprenden es en los hogares. La violencia es seria y su origen es complejo, pues son muchas las variables que influyen, por ejemplo la violencia y la desigualdad. Son fuentes principales generadoras de violencia”, manifestó Quesada.

Descarga

Quesada explicó que el problema debe solucionarse desde varios frentes, pero lo más importante es enseñarle a esta población formas positivas de descargar lo que sienten. Además, es necesario que los padres sepan cómo aplicar los límites y, de ser el caso, que ellos mismos hagan un examen de conciencia, si es que en el hogar se vive bajo un ambiente violento y agresivo. “La gente está alarmada por la forma en que se han disparado los índices de violencia. Cada vez hay más adolescentes involucrados en hechos delictivos, pero aún la sociedad no entiende el origen del problema”, agregó el psicólogo. Quesada dijo que en las mismas formas de jugar de los niños se observan grados de violencia, juegan acerca de muertes violentas, de asesinatos y robos. “Un niño que se identifica con la violencia es porque siente que es la mejor forma de resolver conflictos, del juego a la realidad hay un paso. La violencia y frustración se manifiestan en la deserción escolar, el consumo de alcohol y drogas a edades tempranas y conductas riesgosas”, puntualizó.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

Deja un comentario