Postura de GAFADIS ante los fundamentalismos religiosos

Grupo de Apoyo para Familiares y Amigos(as) de la Diversidad Sexual de Costa Rica

 

Nuestra postura ante los fundamentalismos religiosos que promueven la homo-lesbo-bi-trans-inter fobia (rechazo y desprecio hacia nuestros hijos(as) y seres queridos gais, lesbianas, bisexuales, trans e intersexuales):POSTURA DE GAFADIS ANTE LOS FUNDAMENTALISMOS RELIGIOSOS

¿Cómo se sentiría usted si personas de otra religión le dicen, sin admitir ningún tipo de discusión, que con base en su libro sagrado y la fe en su Dios usted es una persona pecadora, y que si no se arrepiente le van a pasar las peores cosas?

¿Tienen esas personas el derecho de imponerle a usted sus creencias y su fe, de  rechazarle y cuestionarle moralmente porque usted no piensa igual o actúa igual? Ante esto, que se llama violencia religiosa, seguramente usted dirá con justa indignación que no.

A pesar de que existen tantas creencias, filosofías religiosas, iglesias y tantas posiciones dentro de las mismas en todo el mundo, hay personas que creen que tienen la verdad absoluta. ¿A qué responde esa necesidad de creer que su postura, entre cientos de otras, es la correcta?

Existen muchas razones, y de mucho peso, para someter a un análisis crítico la interpretación bíblica de aquellas personas que afirman que las personas LGBTI son despreciadas por Dios y no entrarán al reino de los cielos.  En la interpretación de los textos bíblicos hay que tomar en cuenta elementos históricos, antropológicos, lingüísticos y de contexto, entre muchos otros.

Hay muchas posturas teológicas serias que desde este tipo de análisis afirman que no hay razones para pensar que en la Biblia se condena a las personas homosexuales por el hecho de serlo, sino más bien ciertas prácticas sexuales (para hombres y mujeres) en determinados contextos y situaciones. No tiene que ver con la orientación sexual.

Esto puede ser muy importante para las madres, padres, familiares y amigos(as) de personas LGBTI, sobre todo para aquellos(as) que son creyentes y que requieren comprender la sexualidad de sus seres queridos(as) desde posturas no fundamentalistas y condenatorias.  Por suerte existen estas lecturas e interpretaciones que además de serias y bien fundamentadas traen un aire de esperanza. En Costa Rica, la Iglesia Luterana representa una de estas posturas.



Y más allá de esto, quisiéramos hacerle saber a todas esas personas que sin reparo condenan y rechazan a las personas LGBTI, sean religiosas o no, que esa actitud tiene un nombre: homo-lesbo-bi-trans-interfobia, (LGBTI fobia), y que se considera una patología social por causa del profundo daño que produce en las personas LGBTI y a quienes les rodean.  Estudios muy serios indican que quienes son víctimas de esta patología, suelen presentar más baja autoestima, conductas sexuales de riesgo, mayor consumo de alcohol y otras drogas, ideación y actos suicidas con respecto a quienes no son víctimas de la misma.

Hay personas que, para llevar al plano moral la supuesta “desviación” que hace la gente LGBTI,  afirma que eligieron su orientación sexual y su identidad de género: nada más errado que esto. ¿Usted recuerda el día en que decidió que le gustaran los hombres o las mujeres, o el día en que decidió que le iban a gustar los juegos, juguetes, ropa y roles de niño o niña? Por más que lo intente nunca va a recordar ese día, porque esto no se elige. Las personas simplemente descubrimos en cierto momento de nuestra vida todo lo anterior. Además, en relación a esto hay que señalar algo muy importante: según la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Psiquiátrica Americana, no se considera a ninguna de estas expresiones de la sexualidad humana como desviaciones, aberraciones o  patologías. En este sentido lo patológico es, como ya se vio, la LGBTI fobia.

La LGBTI fobia es aprendida, no se nace con ésta, y por lo tanto puede ser desaprendida. Quienes conformamos Gafadis, podemos dar fe de que esta dañina fobia puede ser desarticulada gracias a una serie de fundamentos científicos y teológicos, pero sobre todo, gracias al amor que les profesamos a nuestros seres queridos LGBTI.

Y queremos decir que desde este sentir y convencimiento vamos a seguir trabajando para que cada vez más padres, madres familiares y amigos(as), como ha venido sucediendo, entiendan que no hay razón en el mundo para rechazar ni discriminar a nuestros seres queridos. Seguiremos trabajando en aras de promover una sociedad que les acoja con el respeto que se merecen.

En Gafadis no tenemos la respuesta al misterio de la vida, del bien y el mal ni de la salvación; sin embargo, tenemos algo muy claro: el amor por nuestros seres queridos, el trabajo que hacemos por aprender a aceptarles y amarles incondicionalmente y por la defensa de sus derechos nos ha hecho y nos sigue haciendo mejores personas; y para quienes profesan el cristianismo, mejores cristianos y cristianas.

 

 

 

 

Deja un comentario