Significado del matrimonio

Parejas deben reflexionar sobre el significado de matrimonio

•Muchas toman la decisión sin analizar adecuadamente

• Casarse no es una situación que se pueda tomar a la ligera, requiere de un profundo análisis a fin de que las personas comprendan la magnitud del compromiso

Por Angie Lopez   [email protected]

El matrimonio es una decisión que no puede tomarse a la ligera, por tanto las parejas deben reflexionar su verdadero significado y magnitud a fin de poder acordar cuáles son las expectativas de cada uno, el proyecto de vida que deseen emprender juntos y las estrategias que aplicarían para superar los obstáculos que inevitablemente se presentarán.

Los altos índices de divorcio no son solo el reflejo de la poca seriedad que algunas personas le ponen al compromiso, sino también de esa falta de preparación que tienen las parejas en cuanto a esos puntos claves que deben abordar previo al matrimonio, y es que esto garantiza el éxito que pueda tener la unión.

Incluso cuando ya ambos están comprometidos, ponen toda su atención y preocupación en los preparativos de la boda y la fiesta posterior al evento, dejando de lado importantes consideraciones que deben estudiar de previo, pues si bien es cierto es un momento único que merece ser bien planeado, existen detalles que no se pueden olvidar.

Los miembros de la pareja tienen que estar claros en que el matrimonio es un paso que cambia la vida por completo pues ahora cuando vivan juntos los dos deben enfocarse en el otro, en la realización de los planes que han trazado y en establecer una comunicación sana que les permita mantener el vínculo fortalecido.

Elementos

Muchos caen el error de continuar un estilo de vida como el que llevaban cuando eran solteros y esto trae consigo una serie de problemáticas, lo más conveniente es que ambos sepan que si bien su individualidad no debe anularse pues siguen siendo dos personas como tal, ciertas cosas cambian para buscar un común denominador.

El matrimonio es un compromiso serio y no debe verse nunca como un convencionalismo social, sino que se ingresa a esa etapa cuando la pareja esté preparada para ello, es decir, no debe mediar presión alguna de parte de familiares o amigos sino que debe ser una decisión solamente tomada por los dos miembros de la pareja.

“Hay que tener mucho cuidado de no ver el matrimonio como un convencionalismo social, y es que para muchas personas es un paso obligatorio que hay que dar en algún momento de la vida pero eso está mal, el tema es no quedarse a nivel del compromiso y la obligación, sino hacerlo cuando realmente se quiera”, explicó el psicólogo, Erick Quesada.

Para el experto, esta unión debe concebirse también como una oportunidad en el tanto le permita a los dos lograr una serie de cosas juntos como ser compañeros de vida, luchar por un proyecto de vida juntos, formar una familia, entre otras, lo cual, hace a la pareja crecer y trascender a un plano más profundo.

Puntos clave

Quesada aseguró que un punto sumamente importante es el adecuado conocimiento mutuo, es decir, los dos deben conocerse lo suficiente y para ello han debido atravesar por situaciones positivas pero también negativas, esto ayuda que ambos tengan la certeza de que puedan contar el uno con el otro en cualquier momento y circunstancia.

También es fundamental que la pareja evalúe la capacidad de comunicación; si pueden hablarse de manera respetuosa y asertiva y sobre todo, si logran resolver adecuadamente los conflictos que se presentan, y es que muchas parejas discuten pero no llegan a ningún acuerdo lo que va originando resentimientos.

La vida sexual es otro aspecto a considerar. Cada vez más parejas han iniciado su vida sexual por lo tanto, antes de entrar al matrimonio es conveniente que analicen la calidad de la intimidad; si hay espontaneidad y si la comunicación es fluida también en ese sentido, y es que aunque no es un aspecto determinante, es parte indispensable de la unión.

Quesada indicó que ambos también deben coincidir en el proyecto de vida pues este debe ser compatible, para ello tienen que acordar cuántos hijos quieren y en cuánto tiempo, cómo los van a criar, si desean tener una casa y cómo la van a obtener, cómo van a manejar la economía familiar, entre otros aspectos que son parte de ese plan de vida.

“Todo esto, por más sencillo que parezca es de suma importancia, si no hay un acuerdo previo en dichos aspectos se pueden generar conflictos. Cuando la pareja comienza a hablar de matrimonio y ven que las condiciones se están dando para tomar esa decisión es el momento oportuno para hablar de esos temas”, aseveró Quesada.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

Compartir: