Tristeza en navidad

• Algunas experiencias pueden ser dolorosas

Navidad evoca el pasado

• Con la llegada de esta época, muchas personas reviven sentimientos de tristeza por situaciones vividas. Si la depresión es muy intensa, hay que buscar ayuda

Angie López Arias
[email protected]
Foto: Photos.com

Mientras muchos están haciendo planes para disfrutar la Navidad y las fiestas de fin y principio de año junto a familiares y amigos, otros se aíslan del entorno porque se sienten deprimidos, melancólicos y nostálgicos, y es que esta época no representa la felicidad que se debería tener.

La Navidad trae consigo para una mayoría euforia, alegría, diversión, amor y paz, por el contrario para algunos puede ser un período que les llena de tristeza porque la asocian con experiencias dolorosas vividas durante el año o en tiempos pasados, lo cual le hace sentirse mal en estas fechas.

Este mes no ocasiona por sí solo la depresión, pero puede hacer que quienes estén viviendo alguna situación difícil se sientan aún más abatidos o bien, que esos recuerdos poco gratos que experimentaron en algún momento, vuelvan a la mente a abrir heridas que se creía estaban cerradas.

El director del Instituto Cognitivo Conductual, Galo Guerra, comentó que es una época sensible ya que culturalmente se vive con mucha alegría, euforia, ansiedad y expectativa hacia lo positivo, sin embargo, eso hace que algunas personas ante la mínima situación que no tenían prevista, se sienten mal.

Tristeza aumenta

Según Galo, también puede ocurrir que personas con condiciones depresivas incrementen ese mal en estas fechas porque ven a todos a su alrededor alegres, felices y disfrutando pero ellos no tienen la misma sensación, lo cual les lleva a alejarse y eso les deprime más.

“La regla es hacer todo lo contrario a lo que mi estado de ánimo me dice que haga, la depresión es tramposa porque si me siento mal me aíslo pero eso me deprime más. Es un excelente contrapeso”, dijo Guerra. Por ejemplo, si la persona quiere alejarse, más bien lo que debe hacer es busca compañía.

Otra razón es que lamentablemente hay personas que se concentran solo en lo material entonces ven lo que no tienen o lo que no pueden dar y se entristecen, cuando el verdadero sentido de la Navidad no es dar regalos sino compartir, estar con los seres queridos y tener un momento de paz.

“Esa tendencia cultural de concentrarnos en lo negativo también afecta mucho la visión y percepción de la Navidad. Esa actitud en muchos momentos aumenta la dimensión de la soledad y tristeza y la lleva a niveles depresivos e incapacitantes que impiden ver a las personas la otra cara de la moneda”, aseveró Guerra.

Recuerdos

Por su parte el psicólogo Erick Quesada, indicó que la Navidad es una época feliz para algunos pero no así para otros, esto porque puede traer malos recuerdos ya que hay quienes sufrieron privaciones emocionales, maltratos e incluso que recuerdan navidades en las que en sus hogares predominaba el alcoholismo y la violencia.

“Remueve muchos sentimientos en las personas porque se vende la idea de que todo el mundo es feliz, que predomina la unión y armonía familiar y la paz, pero desgraciadamente no en todos es así. Hay personas que también tiene dificultad para elaborar duelos o aceptar que hubo tiempos pasados que ya no volverán”, manifestó Quesada.

Es normal que si se vivió un divorcio, la muerte de un ser querido o alguna situación dolorosa similar, la persona no puede disfrutar a plenitud de la época, aunque esto es un indicativo de que no ha elaborado bien el duelo esto hace que la navidad tienda a llenar de nostalgia a la persona.

“La persona vive la Navidad no con tanta emoción, se muestra escéptico, con desilusión, poco entusiasmo, puede ser que no se conecte con el ambiente emocional propio de la época, puede ser que emocionalmente no se involucre tanto y por tanto se aísla y así experimenta la Navidad”, afirmó.

Inconclusos

Quesada expresó que lo idóneo es que esta época y todas las demás conmemorativas (como día de la madre, día del padre por ejemplo), las personas tengan conciencia de sus asuntos inconclusos. Nadie tiene una vida perfecta y todos tienen un pasado pero hay que cuestionarse hasta que punto se está dispuesto a arrastrar el pasado.

La psicóloga, Marielos Hernández, explicó que las personas tienen que analizar su historia personal para así encontrar la razón de ese evento que le desencadena mucha tristeza, si bien es cierto hay situaciones que marcan muchos, es necesario buscar ayuda si la situación se repite y se sale de control.

“Hay un contraste fuerte anímicamente que hace que se rememore lo que se vivió, aparecen de nuevo sentimientos de dolor otra vez. Asocian la luz de adornos, el árbol y la alegría de la gente con una sensación de pérdida, con temor, desazón y por ello se excluye del ambiente festivo”, señaló Hernández.

La especialista recomendó que si las personas se sienten vulnerables, planifiquen qué hacer en esas fechas, buscar en otros comprensión, hablar de lo que sienten y tratar de disfrutar. Hay que vivir el dolor pero no resolver esas situaciones echándose a morir, es crear una estrategia de sobrevivencia a fechas difíciles.

Tomado de www.prensalibre.co.cr

 

Deja un comentario